lunes, 9 de enero de 2012

Feliz, felices, feliz.



Dosmilonce.
Como algunos saben, cada que termina un año y comienza uno nuevo, me gusta escribir al respecto.
Me gusta interiorizar, pensar, agradecer y perdonar.
¿Por dónde empezar? Muy sencillo y directo al grano: El 2011 fue el año del amor y la vida.

Abriré mi corazón... soy una chica que hago las cosas por amor. No trato de demostrar nada a nadie, sólo me gusta demostrar el amor que siento hacia las cosas. Por la música, por el arte, por las plantas,por la gente y por el amor mismo.
Sonará tonto, pero es lo más sincero que hay. La gente que me conoce, lo sabe.
Hago canciones a las personas que quiero, también les hago dibujos y les escribo pensamientos, porque para mi eso es lo que más me satisface.

Mi vida cambió para bien porque yo quise que así fuera.
Como dijo mi querido primo en año nuevo, hay demasiadas cosas malas sucediendo a nuestro alrededor que es importante afianzarse a ciertos nichos.
La ciudad, no fue mejor. Pero aprendí a quererla de nuevo.

Como siempre, proyectos por aquí y por allá, musicalizaciones de películas con mi proyecto solista y mi banda, alfombra roja por primera vez, exposiciones que visitar, viajes, libros que leer y releer, un nuevo trabajo que me encanta y gente nueva con aprendizajes.

Encontrar a mi mejor amigo, mi pareja, mi compañero y el complemento que muchos de nosotros necesitamos, aunque digamos que estamos completos con nosotros mismos.
Saber que es real, que es correspondido y que es recíproco. Necesité saberlo toda la vida, y toda la vida me llevé decepciones. Pero el 2011 me regresó muchas cosas que yo había dejado enterradas por ahí.

También hubo sus momentos dolorosos, pero nunca estuve sola para cargar con ellos. Siempre en compañía de mi familia, mis grandes amigos y mi Pedro.

No quiero alargar mucho este texto, porque después se vuelve aburrido y muy repetitivo. Sólo quiero agradecer a cualquier fuerza externa e interna en mí que, logró devolverle el sentido de mi día a día, y quiero desearles a todos en verdad, volverse a enamorar como yo lo hice. De la vida, del amor, de la ciudad, de todo.

Que tengan el mejor año de su vida, porque es un año de cambios internos grandes. Los quiero mucho.

1 comentario:

mariaenlamejoredaddelavida dijo...

Y yo te quiero a ti amiga, cuidate. Besos!